Técnicas Miofasciales

TECNIQUES_MIOFASCIALS.jpg

El dolor de origen miofascial engloba todos aquellos procesos que evitan que el músculo pueda relajarse con normalidad. Todos estos procesos originan dolor y generan una situación de disfunción muscular que es conveniente tratado para evitar una cronificación.

Además del dolor, en la mayoría de los casos observamos que hay una alteración de la longitud y del tono muscular, no sólo en los músculos responsables del problema, sino también en sus agonistas.

También existen bandas tensas, zonas o puntos en las que el tejido lo notamos más columpiarse y resulta más dolores que el resto de la banda tensa. Es lo que llamamos los puntos gatillo miofasciales (PGM), que suelen generar un dolor referido hacia otras estructuras.

Así pues, estas técnicas miofasciales tienen como objetivo proporcionar un tratamiento adecuado al descrito anteriormente, para normalizar la longitud del músculo, relajar su nivel de tensión y en consecuencia disminuir el dolor.